El diseñador gallego escogió para este desfile la década de los 70 y reinterpretó a su manera las tendencias más claves de la década.

Su hija Tiziana ha sido su principal colaboradora y ha aportado una visión divertida a los diseños. Prueba de ellos han sido las originales hormigas que ella pinta y que han sido trasladadas a los estampados y complementos, esas y otras pinturas también han sido utilizadas para apliques, broches y cinturones.

Los protagonistas del desfile han sido una vez más los vestidos; muy cortos o con largo de cocktail y con variás capas de tejidos de contrastan entre sí.

También ha habido mucha presencia de chalecos, que parece que vienen con fuerza para este otoño.

Los vestidos de noche conseguían ser espectaculares con un cierto toque sport, cremalleras vistas, formas orgánicas y arquitectonicas armonizaban con el contraste de colores y tejidos. Extravagantes pero originales y vistosos, sin perder nunca el sello de elegancia de la casa.

Para los hombres, diseños básicos y urbanitas para el día a día. Abrigos de corte militar y blazers de sport.

Como siempre, os dejo las fotos más interesantes:

Fotos: Elle