Durante los últimos años, se ha descubierto que el café tiene notables efectos benéficos sobre la salud y el bienestar. La industria cosmética ha aprovechado esto y es por esto que han incorporado a la cafeína como un componente clave en sus productos.

El café es un potente vasodilatador que ayuda a reforzar el cutis. El café también está lleno de antioxidantes, que se aprovechan al máximo cuando se bebe con moderación. Al ser la cafeína un potente vasodilatador, se puede aprovechar en su uso cosmético, ya que constriñe las células y deshidrata las células grasas, por esto ayuda tanto a combatir la celulitis.

Las cremas para los ojos son las que más resultados visibles otorgan con la incorporación de la cafeína, ya que la cafeína atenúa las líneas finas y alisa la superficie de la piel. Hay estudios más recientes que dicen que el café incluso inhibiría el crecimiento de las células cancerígenas.

Con todos estos beneficios a la vista, no queda otra alternativa más que tomar café de vez en cuando y aprovechar sus beneficios, añadiendo algunas cucharadas a las cremas habituales y haciéndose mascaras caseras. Cualquier método se vale cuando se trata de retrasar el envejecimiento y cuidar la piel.

Foto