Se puede decir que la mayor parte de las clientas de un salón de belleza, son mujeres maduras entre 40 y 50 años con problemas de pérdida de pelo.

El pelo no se ve mucho más delgado, pero sí se ve en problemas y esto es bastante comprensible. El primer síntoma, y el más común de la pérdida de pelo es que se comienza a caer en grandes cantidades, quedándose pegado en el cepillo de pelo, las manos y la ducha.

Cuando el problema de la caída del pelo viene de familia, por herencia, hay muy poco por hacer, más bien diría nada, aunque de todos modos se debe indagar en causas adyacentes que sean de origen médico. Otro factor que determina la caída del pelo es la fase vital en la cual se encuentra, ya que hay una fase que dura incluso 6 años y es cuando el pelo va creciendo.

Otra fase es la de reposo, que dura entre 3 y 4 meses, cuando el folículo de pelo está en reposo. Cuando el folículo de pelo comienza a producir nuevo cabello, el cabello más viejo se va cayendo naturalmente. Es en esta etapa cuando las mujeres notan que mucho pelo se está quedando pegado en el cepillo, las manos y la ducha.

La calidad del pelo es similar a  la piel, y cambia acorde cambian las circunstancias de la vida. A veces el estrés puede causar grandes estragos en el pelo.

Si no existen causas médicas subyacentes, entonces se puede tener la seguridad que los folículos de pelo están descansando y están tirando afuera las hebras de pelo viejas para dar paso al crecimiento de las nuevas.

Foto: flickr