Luego de la colección otoñal de Chloé, donde tal vez se cometió un error garrafal con el estilo, Hannah Mac Gibbon ha producido una línea rejuvenecida, con una paleta de colores más cremosa, clara y atractiva.

El ambiente setentero es innegable, sobrio y minimalista, con pantalones sin pliegues, faldas tubo de cintura alta, sandalias con plataformas bien definidas, vestidos de cuero muy sexy, trajes de tres piezas en tonos pálidos, aunque también se ven tonos negros y elegantes.

Mac Gibbon eligió para esta oportunidad, tonos sutiles, florales para  las blusas y talles altos para los shorts. El color rojo para una camiseta de cuero y una falda de tela con botones que se vio en su colección, era muy llamativo, también. En esta colección resort, el juego iba por la ligereza y los cambios positivos, aunque en lo personal los tonos muy claros en un conjunto completo no me gustan del todo, sino más bien usarlos como complemento de un conjunto más sinuoso.

Vía: Style