La colección de Emanuel Ungaro para este otoño, ha sido de un tono más agresivo que el que estábamos acostumbradas ya. El coqueto look de la temporada pasada, para las que no lo recuerdan, estuvo marcado por los colores pastel, los tocados de plumas y las flores incluso.

La nueva mujer Ungaro es más dura que antes, y para demostrarlo, se mostró collares negros con detalles de metal, trajes con aperturas y sin tirantes, pantalones de encaje y traslúcidos, vestidos con corsé moldeados justo al medio, además de sudaderas con estilo. Los únicos detalles suaves, pueden haber sido los abrigos de pieles de colores, aunque combinados con otras prendas en negro, lucían perfectos dentro del estilo agresivo que se pretendía dar.

Los drapeados y colores exuberantes con que Ungaro fue conocido estuvieron completamente ausentes en la actualidad, con excepción de algunos vestidos hechos en seda y con formas bien estructuradas.

La combinación de los vestidos, incluso de las pantimedias negras, con zapatos en tonos fuertes y contrastantes, fueron también la tónica de Ungaro en esta oportunidad. Este tipo de contraste me gustó, y yo aplicaría la idea sobre unos botines más que sobre unos zapatos durante la temporada de frío.

Vía: Style