La verdad es que en plenas rebajas, un período en el que todas nos vamos a las tiendas a echar mano de las mejores promociones, nos preguntamos, en pleno año 2012, si seguimos yendo a las tiendas físicas, o si muchas de nosotras ya nos hemos pasado al comercio online. Y la verdad es que las estadísticas hablan para todos los gustos.

Lo cierto es que lo que más valoramos a la hora de las compras online es el precio, que por lo general suele ser más bajo que en el negocio físico, aunque sea de la misma marca. Por otro lado, la falta de tiempo y no vivir en una gran ciudad en donde encontrar ciertas marcas, también influyen a la hora de pasarse al comercio electrónico.

Sin embargo, a pesar de eso, lo de ir a la tienda y probarnos los modelitos sigue estando a la moda, porque no es lo mismo verlo en una pantalla que verlo puesto, aunque desde que las imágenes ilustran el producto incluso en perspectiva a 360 grados y se muestran vídeos, cada vez somos más las mujeres que optamos por las compras de moda online.

A eso hay que añadir que hay muchas herramientas que pueden potenciarlo en el futuro, como los probadores virtuales o la realidad aumentada. Por ahora, estamos en un proceso de crecimiento, quien sabe lo que puede pasar mañana con la dualidad entre moda online y offline