Las arrugas son resultado del proceso denominado envejecimiento, ya que con la edad, las células de la piel, se dividen más lentamente y la capa interna, llamada dermis, comienza a reducirse. La red de elastina (la proteína que la hace ver turgente), y las fibras de colágeno (proteínas estructurales), que apoyan la capa exterior de la piel, se aflojan y deshacen, causando depresiones en la superficie.

1

El estilo de vida es un factor muy influyente en el proceso de envejecimiento, ya que la dieta, el ejercicio y los cuidados afectan el aspecto que tendremos en diez o treinta años más. Pero con el avance la tecnología, hay cada vez más cremas para las arrugas (cientos de marcas) y es necesario que sepas algunas cosas para que elijas la que más te convenga.

Lo que debes tener claro eso si, es que ninguna crema ha dado un resultado permanente de rejuvenecimiento, ya que las cremas antiage lo que realmente hacen es ocultar esas arrugas y humectar la piel, y esto lo logran con sus componentes como los aceites, colágeno y dióxido de silicio que penetran en la piel y desvían la luz, haciendo que las arrugas parezcan invisibles a la vista.

2

La eficacia de las cremas antiage, depende de sus componentes, y entre los más comunes tenemos:

Retinol: El retinol es un compuesto de la vitamina A y es el primer antioxidante que se utiliza ampliamente para la elaboración de cremas antiarrugas. Los antioxidantes neutralizan la acción de los radicales libres, aunque hay que evitar este componente y cualquier otro derivado de la vitamina A si es que se está embarazada o planean estarlo, ya que se relaciona este componente con defectos congénitos.

Ácidos hidroxi: Los Alfa hidroxi, beta hidroxi  y poli hidróxidos son versiones sintéticas de ácidos derivados de las frutas que ayudan a exfoliar la piel, por eso mismo hay que usar protector solar mientras se usa algún componente de estos, ya que la piel queda más susceptible a los daños del sol.

Kinetina: Ayuda a conservar la humedad y a estimular la producción de colágeno. También puede ser un potente antioxidante.

Extractos de té: Verde o negro son antioxidantes y antiinflamatorios.

Las cremas por si solas, no hacen milagros, ya que lo más importante es tener hábitos de vida saludables, pero por sobre todo evitar fumar,  no así alimentarse bien y hacer ejercicios, lo que ayuda a enlentecer ese proceso.

Fotos: flickr, flickr