Las curvas armoniosas no necesariamente son sinónimo de flaca y ultra musculosa, sino que la armonía resulta de lo que sea agradable a la vista, que muestra lo más fuerte y disimula lo más débil. La ropa puede ayudarte mucho en esta difícil tarea.

blanco

Si tienes las caderas anchas, y/o unos kilos demás, debes tener mucho cuidado de no tratar de taparte como intentando ocultar los defectos, ya que es eso lo que hace destacar las zonas débiles del cuerpo. Lo que debes hacer es usar por ejemplo, pantalones rectos, sin pinzas ni bolsillos, y que no aprieten demasiado. Por debajo puedes llevar un corsé que te ayude a modelar y lucir más firme.

Las piernas, como decía, deben ser rectas, pero nunca anchas, y el largo del pantalón debe llegar a la mitad del taco. Jamás uses botas altas. En la parte de los hombros, usa cuellos bote y cuellos rectangulares, que te hagan lucir más ancha la espalda, y por consecuencia, más angosta las caderas.

Usa las camisas por dentro del pantalón o la falda y busca aquellos que queden a media cadera. Puedes llevar faldas tipo evasé con botas no muy altas y que no hagan lucir las piernas demasiado finas.

Foto: Flickr