Donna Karan abrió su desfile con una chaqueta de esmoquin de lana y satén combinada con un top ceñido y corto hecho en malla, más una falda lápiz que venía a equilibrar lo masculino y femenino de la colección.

Las ideas de Karan para el 2011, rondan lo formal, con predominio de los colores blancos, negros y plateados. Una característica común de todos los diseños, es que casi todos fueron diseñados para la noche. Algunas excepciones fueron los suaves pijamas, las chaquetas con capucha y un traje de seda de crepé que se adaptaba suavemente a la parte superior, y caía suelto y fluido por debajo de la cintura.

Los vestidos de Donna Karan para el próximo año son largos hasta la rodilla y hasta el suelo, muy idóneos para un evento como la alfombra roja, en Hollywood, donde cualquiera de estos modelitos supera con creces los harapos que a veces circulan por ahí luciéndose como si fueran lo más top.

Una característica que hizo salir del molde a todos los vestidos, fueron, sin lugar a dudas, los colores y franjas en tonos marfil, azul marino y platinados. Lo que más me gustó de esta colección, fue ese toque de inspiración griega y romana que tuvo.

Fotos