Probablemente es en esta época del año cuando los pequeños detalles cobran más protagonismo: una sofisticada diadema capaz de darle un ‘twist’ a un básico estilismo, una bonita taza con la que sorprender en el amigo invisible o esos tattoos de maquillaje con los que conseguir un resultado impactante.

Aida Domenech, lo sabe bien, por eso, junto a la firma de accesorios de beauty y cosméticos, You are The Princess ,propone en estas fechas tan señaladas una colección de originales accesorios que estarán a la venta el 5 de diciembre en todas las tiendas de Primor en España, en primor y en dulceidashop.com.

Dulceida representa a la perfección el espíritu Princess, por sus orígenes, su trabajo, su esfuerzo, su dedicación a todos sus fans, porque hizo de un hobby su forma de vida, por su pasión y porque ama lo que hace y todo lo hace, como ella misma dice, con MUCHO AMOR.

El flechazo entre ambos fue inmediato y así se refleja en esta colección de 70 productos en la que destacan accesorios para el cabello, una completa línea de tattoos de maquillaje de última tendencia o complementos de moda y lifestyle, entre otros.

Sobre You are the princess

You are The Princess es una marca de productos de cosmética, accesorios de belleza, accesorios de moda, decoración, lifestyle…. Y todo lo que puedas necesitar y se nos pueda ocurrir para hacer tu vida más Princess. Porque “ser Princess” ha llegado a ser una actitud que nació con una marca que diseñó sus primeros productos en 2006.

Todos los productos de You Are the Princess son 100% diseñados en España. Para la marca todas las mujeres somos Princess, pero no Princesas de cuento, somos Princess auténticas: impredecibles, naturales, rockeras, espontáneas, dulces, estupendas y un montón de cosas más.

También te puede interesar:
Cuidarse desde casa con Matriskin

Una Princess llena toda su vida de cosas bonitas… a precios bonitos, y por eso deja dinero para el taxi de vuelta. Porque los productos cosmética y accesorios beauty son imprescindibles en nuestra vida: para darnos un capricho, para sentirnos mejor, porque nos lo merecemos y porque nos lo hemos ganado.