¿Ya se han acostumbrado al pantalón pitillo que se pega a nuestro cuerpo como si de una licra se tratase? Pues puede que tengan que cambiar de idea, porque resulta que la tendencia de los jeans boyfriend parece volver a la moda, y lo hace con todo lo bueno y lo malo que supone la idea, y de la cual les vamos a hablar a continuación

Los vaqueros boyfriend nos dan un toque ideal y desenfadado para cualquier ocasión, pero necesitan un manual de uso que yo considero hay que seguir al pie de la letra si no queremos perder ese punto de feminidad que nos quitan al no marcar las curvas de nuestro cuerpo.

Bajo mi punto de vista, la comodidad del boyfriend y su desenfado combina a la perfección con prendas superiores muy femeninas, como camisas o blusas de inspiración romántica o como tops muy femeninos y ajustados. Todo ello claramente combinado con unos tacones que nunca pueden faltar, y son dos las razones: la primera para volver al concepto de femenino, y la segunda para disimular esos kilos de más que a algunas nos hacen ganar la tendencia boyfriend ¿Qué me dicen, se apuntan al concepto o se quedan todavía con sus pitillos?