Otro que sorprendió para bien fue John Richmond que presentó una colección de inspiración gótica con un cirto aire de fantasía. Los corsets y faldas abullonadas cortitas por delante y con cola por detrás con tul debajo tiñeron la pasarela de inspiración medieval.

El detalle original se lo llevaron los vestidos blancos de flecos, apliques metálicos y transparencias.

Cazadoras de motorista encima de delicados vestidos de noche le dieron el punto rebelde al desfile, el punto sexy se lo llevaron los ceñidisimos vestidos y faldas de tubo de colores. 

John Richmond apostó por vestidos de noche monocolor en Blanco o negro.

Atención especial al corsé….otra tendencia que llega para quedarse

Fuente y fotos: ELLE