La colección diseñada por Massimiliano Gionetti para Salvatore Ferragamo viene marcada por los cambios. La clave del diseñador para el 2011, está en marcar las raíces, con clase, elegancia y sofisticación, pero siempre siguiendo las tendencias actuales.

La inspiración de la mujer Ferragamo, para el diseñador, proviene de un ambiente sesentero, distendido,  pero a la vez con clase y lujo de ese tan propio de la jet set, sin llegar a los extremos glam, ya que lo sobrio se sobrepuso a lo extravagante y si bien se ve más colores que en otras colecciones que también van por lo retro, aquí nada fue para generar un shock visual. Yo creo que cualquier mujer convencional se atreve a llevar esta ropa y ese sería un gran acierto para el diseñador.

Los pantalones marineros y vestidos a rayas fueron la carta de presentación de esta colección, en la que no faltaron los clásicos vestidos negros, las batas de un solo hombro que dejan ver la clavícula y los hombros insinuantes.

Las plataformas en los zapatos, fueron las compañeras de lujo para los trajes y vestidos, que se lucieron con amplios cinturones en colores llamativos, pero a la vez, sobrios. Como pueden ver en las fotos, hay cinturones muy finos que quedan bien con todo, elaborados en charol, cuero y forrados en telas de colores. Los bolsos tenían que ser grandes y las gafas ad hoc.

Vía: style