La casa Gucci ha vuelto a triunfar en Milan con un clásico eterno: el estilo masculino.

Gucci se ha atrevido a reinventar el clásico por excelencia con tejidos ricos y con cuerpo y cortes militares.

El resultado ha sido magistral. El esmoquin femenino que hasta ahora hemos venido llevando súper entallado, viene ahora con cortes amplios y masculinos que se adaptan de un modo impecable a las curvas femeninas.

Blanco y negro toman protagonismo y sorprende el uso del verde esmeralda. Elegante, innovador, arriesgado y diferente.

Cinturas altas, pantalones de pinza anchos ligeramente estrechados en los tobillos. Tacones altos y un detalle que no podemos dejar pasar: Apliques y complementos en dorado.

¡Queda apuntado!

Fuente y Fotos: ELLE