Gucci y Carlota Casiraghi para la primavera/verano 2013

A la hora de promocionar sus productos, las grandes casas de moda buscan principalmente un perfil que refleje la esencia de sus nuevas colecciones, y que a su vez esa figura reúna un carisma capaz de llegar al publico y generar una sensación de idolatría, envidia o embelesamiento, por lo que no ha de extrañarnos que importantes casas de moda, como Gucci, trabajen con grandes celebridades como Carlota Casiraghi.

Y aunque la colaboración de la hija de la princesa Carolina de Mónaco para con la firma italiana Gucci no es reciente, en este caso, en el que Carlota será la imagen principal de la campaña promocional de la colección primavera/verano 2013 de Gucci, tiene la particularidad de que toda la campaña gira en torno a un pequeño detalle: un pañuelo.

Pero no se trata de un simple trozo de tela, sino de un exquisito tejido con estampados florales que perteneciera a la abuela de la joven, la archiconocida actriz Grace Kelly, convertida posteriormente en Grace de Mónaco tras su matrimonio con el Príncipe Raniero. Y dado que en la colección de Gucci se ha hecho bastante espacio para los estampados de flores y vegetales, enlazar esa característica con el glamour y elegancia que siempre han caracterizado a las mujeres de la familia real monegasca no deja de ser una estrategia comercial simplemente brillante.

El trabajo de fotografía ha sido realizado por los profesionales Marcus Piggot y Mert Alas, quienes han intentado reflejar a través de las tomas de Carlota Casiraghi la emblemática mirada que ha caracterizado por décadas a las mujeres Grimaldi, y de las cuales la portada de Vogue puede dar muy buenos testimonios.