Aunque el negro sigue siendo la estrella de los eyeliner en todas sus variantes (lápiz, khol, pincel…) ahora hay una tendencia que vuelve con fuerza. ¿Recuerdas aquella época en la que todas las chicas usaban lápiz blanco para delinear sus ojos? En esta primavera y, sobre todo, el verano, vamos a volver a verlo mucho.

Esta opción de maquillaje es verdaderamente útil, ya que puede darnos un toque de luminiosidad y brilo en el ojo sin necesidad de utilizar muchos productos. Además, puedes usarlo para dar un toque natural y en tu mirada. Además, hay una gran variedad de blancos para usar, dependiendo del efecto que deseemos.

Si lo utilizas en la raya inferior del ojo, puedes contribuir a que el ojo parezca más grande, porque ampliará la parte blanca de tu mirada. Pero para ello tienes que conseguir que tenga una gran fijación. Si usas lápiz de ojos en esa zona notarás que se borra rápidamente, porque hay mucha humedad. Sin embargo puedes conseguir que se fije utilizando un lápiz especial que puedes encontrar en cualquier tienda de maquillaje.

Además puedes jugar con la dureza de las minas para dar unos efectos u otros. Si es más dura será un color más nítido y mate, mientras que si es un lápiz blando correrá mejor sobre el párpado y podrá ayudarte a hacer difuminados u otros efectos de iluminación en el ojo.

Todo es cuestión de ir probando hasta dar con la combinación idónea para el tipo de maquillaje que desees. Eso sí, no te pases con el ancho, puedes acabar como esas chonis que se delineaban el ojo el rodillo para las carreteras… ¡Moderación!