Con el peso de las propias glándulas y el paso del tiempo, el busto tiende a caer, sin embargo, existen formas naturales para mantenerlo firme sin tener que recurrir a la cirugía.

Usa sostén: No usar sostén hace que la gravedad trabaje en tu contra. Usar sostén lo mantiene en su posición siempre, evitando el descolgamiento de los tejidos. Un sostén con relleno o push up te ayudará a crear un efecto de levantamiento instantáneo en el busto.

Masajes: Los masajes ayudan a tonificar y eliminar los fluidos que se generan bajo la piel, por lo tanto, un masaje con algún gel reafirmante será de gran ayuda para mantener el busto firme.

Ejercicios: Las flexiones y el levantamiento de pesas ayudan a levantar y tonificar los músculos que sostienen el busto.

Tratamiento láser: Hoy existen tratamientos con luz láser para aumentar y afirmar la piel del busto. Aparte de la luz láser, he visto que se comercializan parches que activan la producción de colágeno, y consiguen el mismo efecto de aumentar el tejido mamario.

Recetas naturales: Hay una loción para aplicar en el busto, evitando y corrigiendo la flaccidez, consistente en mezclar 20 gotas de esencia de tomillo, 1 cucharada de agua y 1 hielo. Se mezclan los ingredientes y se remojan 2 trozos de gasa estéril, se aplica esta gasa sobre cada mama por unos 15 minutos y se aplica hielo encima para reafirmar la piel, mientras se masajea suavemente.

Foto