El desfile de la firma española Loewe en París ha sido fiel a su estilo de corte clásico, aunque su creador Stuart Vevers, ha sabido darle su toque especial a una colección que ha descrito con sus propias palabras como “Divertida, colorida y luminosa”. Vevers llegó a Loewe tras un exitoso paso por firmas como Mulberry o Luella y por el momento parece que ha sido un fichaje sumamente acertado para la firma.

El diseñador inglés ha sabido mantenerse fiel al intacto y eterno estilo de la firma, que tanto valoran sus seguidoras y darle a su vez un toque fresco, atrevido y juvenil a sus diseños. Ha logrado mantener ese punto de elegancia atemporal que se ha convertido en emblema de la firma y renovarla a su vez. La colección que ha presentado para la próxima primavera- verano 2011 se define por un uso maestro de la piel. En la pasarela pudimos ver diferentes modelos confeccionados en su ya famosa piel de oveja merina, también hubo mucho ante y piel de avestruz.
Loewe como Hermes, ha hecho una firme apuesta por la piel lo que confirma que será una de las tendencias más fuertes la próxima temporada. La firma española, por su parte reinventa la piel en tonos flúor. Naranjas, rojos, rosas chicle, amarillos y azules invadieron de color la pasarela en shorts, minifaldas, vestidos cortos y originales trench de media manga. Pese a ello no faltó un guiño al negro en la colección.

Los vestidos por su parte, se inspiran en un look “Lady” setentero, estampados de flores y mariposas en tejidos vaporosos como gasa y seda. Muy cortos,entallados pero sueltos y cómodos.

También hemos visto minifaldas de corte acampanado y talle alto combinadas con blusas. En cuanto a complementos Loewe ha elegido los pañuelos para la cabeza como tendencia estrella, un look sencillo, glomouroso y cómodo sobre todo para estancias en ciudades con mar, en las que el pelo se vuelve absolutamente ingobernable.

Os dejo como siempre, una selección de fotos:

Fotos: Elle