Loewe ha estado de celebración en Barcelona, y por partida doble. La firma de moda ha reinaugurado la tienda Loewe en el Paseo de Gracia y, además, ha celebrado el desfile de sus colecciones de ropa otoño-invierno 2012/2012 en la Fundació Tàpies.  El museo estuvo decorado durante ese día con bolsos y complementos de Loewe.

La tienda del Paseo de Gracia ha sufrido una remodelación obra del arquitecto Peter Marino, que creó un espacio con personalidad a través de todos los elementos. El arquitecto ha diseñado un salón para hombre y otro para mujer y ha colocado, en el interior, dos patios llenos de plantas. La tienda además cuenta con elementos decorativos de gran valor, como son unos frescos de principios del siglo XX encontrados en la casa Casa Lleó i Morera de Domènech i Montaner.

El local está decorado con los colores albero, bronce y blanco, que predominan a lo largo de toda la decoración. Las paredes y los suelos están revestidos de piedras de Tanzania y Madagascar y en las escaleras se ha utilizado piedra Aviana. Con esta decoración, la firma ha renovado su imagen, pero también ha hecho un guiño al pasado al restaurar algunos elementos.

Si hace unos días la marca era la comidilla de todo el mundo debido a la polémica de su anuncio para jóvenes, ahora lo es por el glamour y las caras conocidas que se dieron cita en la reinauguración de la tienda. Y es que no cabe duda de que, campañas publicitarias aparte, es una firma que cuenta con un gran prestigio en el mundo de la moda.