El presidente de los Estados Unidos será el hombre más poderoso del planeta, pero, si de concentrar miradas se trata, las primeras damas siempre llevaron la delantera.

Y es que cuando Michelle Obama decidió llevar un opulento vestido de un hombro, con cola e incrustaciones de cristal, para la celebración de la asunción presidencial de su marido, Barak Obama, sorprendió hasta al mismísimo diseñador de la pieza, Jason Wu.

Wu, de apenas 26 años de edad y nacido en Taipei, lanzó su marca en 2006 y, con el respaldo de la actual primera dama, sus ventas se incrementaron exponencialmente, incluso en épocas de gran recesión.

Unas horas antes, el mundo entero había contemplado a la multitud reunida en Washington DC para celebrar uno de los momentos más importantes en la historia estadounidense: la llegada del primer presidente afroamericano.

Michelle Obama acompañó a su marido al podio, luciendo un cálido vestido amarillo  hasta las rodillas, con su correspondiente chaqueta haciendo juego.

El conjunto, diseñado por la cubana-estadounidense Isabel Toledo, fue combinado con contrastantes tacones verdes del celebrado Jimmy Choo.

Si de tonalidades se trata, a lo largo de su vestuario, Michelle Obama ha demostrado gran disposición a utilizar una amplia gama de colores.

En Junio de 2008, tras el triunfo de las internas demócratas de Barak Obama, Michelle escogió un vestido color púrpura de la diseñadora nacida en Chicago, María Pinto, con complementos de Azzadine Alaia.

Con un estilo sobrio y elegante, Michelle Obama sabe representar inteligentemente el look de una primera dama demócrata, joven y hacendosa.