Ante la situación actual de trastornos alimenticios que estamos viviendo en el mundo, es indignante que los organizadores de la semana de la moda de Milán que arranca hoy, hayan decidido rechazar las tallas grandes este año. La diseñadora Elena Miró, famosa por vestir a mujeres desde la talla 44 en adelante no desfilará este año. La organización le ha comunicado por carta que sus diseños no tendrán cabida en la semana de la moda milanesa.

Mario Boselli; presidente de la Cámara italiana de la moda, ha explicado que se ha excluido a diez casas de moda con el fin de lograrmantener alta la imagen de la creatividad y el estilo del prêt a porter

La firma italiana por su parte, ha expresado hoy en el “Corriere della Sera” que se sienten profundamente estupefactos y desilusionados ante estos acontecimientos y  ante del hecho de que no haya espacio en Milan para mujeres con curvas.  El periódico a su vez, se hace eco de la maniobra contra corriente que esta siguiendo la moda italiana, puesto que recientemente acaba de triunfar en la semana de la moda Newyorkina una firma dedicada especialmente a tallas grandes.

No es muy lógico llevar a cabo una acción de este tipo cuando todas las pasarelas están intentando erradicar la extrema delgadez y  la casa Miro, plenamente consolidada, es una de las habituales de la semana de la moda en Milán y justaménte la única que desfila con modelos que no siguen unos cánones de belleza imposibles.

Cabe señalar que Elena Miró lleva desfilando en Milán desde el año 2005 y  sus colecciones se exportan a 35 países entre los que se encuentra España. “Vestimos a mujeres normales. Según las estadísticas la talla más usada en Italia y en Europa es la 44 y no la 38 que es la que desfila en las pasarelas ha explicado en más de una ocasión la diseñadora italiana.

Fuente oficial: El periódico de Aragón