Los europeos tendemos a ser bastante selectivos a la hora de introducir diseñadores de otros continentes en el nuestro. A pesar de ello, en España, algunos diseñadores americanos han sido prácticamente adoptados como propios, como Carolina Herrera, por ejemplo. Una de las últimas “europeizadas” ha sido la diseñadora de San Francisco, Erin Fetherston, californiana de nacimiento pero afincada en Nueva York.

La verdad es que Fetherston tiene una estrecha relación con Europa, ya que tras terminar sus estudios en Berkeley, estudió en la prestigiosa Escuela Parsons de Paris y su debut como diseñadora tuvo lugar en la Semana de la Moda de la ciudad de la luz. Tras su traslado a Nueva York, ha sido una de las aclamadas incondicionalmente en la New York Fashion Week, en la que lleva presentadas 3 triunfales colecciones. Y a plasmar esta relación con Europa gracias a su permanente relación con Vogue formando parte de la Vogue Foundation.

Fetherston no se limita a ser una diseñadora de moda, es conocida por sus proyectos multimedia y por sus trabajos fotográficos junto a la fotógrafa Ellen von Unwerth a la que conoció en una fiesta en Paris, en la que también trabó amistad con la actriz Kirsten Dunst (Spiderman, El Cuervo, Las Vírgenes suicidas…). Su pasión por el cine se tradujo un par de años después en un corto en colaboración con ambas, “Wendy Bird”.

Esta misma pasión por el cine le ha llevado a crear diseños inspirados en el cine de los 70. Su colección para esta primavera podría encajar perfectamente en el armario de Mia Farrow: vestidos de líneas puras, pantalones cortos de charmeuse y blusas estampadas vaporosas para verter a una mujer frágil, algo etérea y con mucho estilo.

Además de todos sus logros en los diferentes campos de la creación, Erin Fetherston es ella misma un producto de moda. Su imagen podría ser perfectamente la de una actriz o modelo y su presencia constante en medios de comunicación de moda, como diseñadora, como jurado o simplemente por su asistencia a eventos. Su popularidad es tal que el año pasado la edición americana de Vogue publicó un amplio reportaje con entrevista en su loft de Tribecca y este año acaba de dedicarle su espacio principal a su colección primavera verano 2012. Toda una triunfadora.