La irreverencia es lo que caracteriza a Moschino en su colección Resort 2011. Las perlas y lunares fueron los partícipes más destacados, junto a una chaqueta bouclé blanca con gemas brillantes.

Hasta los zapatos que se vieron, venían con puntitos blancos y colores que generaban contraste. Las chaquetas cortas, me recordaban las de Chanel, no sólo por su forma, sino también los accesorios de perlas, tan clásicos.

La pata elefante también fue parte de esta colección Resort, junto a chaquetas bien ajustadas al talle, y gafas grandes. Quizás lo único que faltaba añadir a algunos conjuntos era un bolso gigante, pero así tal como se veían las modelos, lucían perfectas.

La falda blanca con puntitos negros es como para matar, y estoy segura que ese modelito es apropiado hasta para las mujeres más rellenitas incluso, ya que al terminar en punta, permite estilizar, y si a eso le sumamos los tacones altos, mucho mejor.

Vía: Style