El desfile de Moschino fue de todo menos aburrido, la firma se desmarco del todo con una colección inspirada en la estética de los toreros, la figura de Frida Kahlo y para rematar el look, el estilo del antiguo Oeste. Curiosamente la mayor parte de los modelos eran muy ponibles, resultan elegantes y tienen un toque de distinción muy chic.

Nadie hubiera pensado que las chquetillas de torero terminarían colgando de nuestros armarios…pero ¿quien sabe?

La verdad es que con pitillos negros y taconazos no sientan nada mal.

Por otro lado hemos visto trajes de chaqueta de tejidos vaporosos que mezclan cuerpos labrados con faldas ligeras y chaquetitas cortas.

Pantalones tobilleros a campana….que no me han convencido han sido otra apuesta interesante del desfile. Aún así es una prenda que si no termina de favorecer a mujeres de 1,80 y talla 38, no termino de ver claro que le puedan quedar ni medianamente pasables al resto de las mortales.

También hemos visto trajes con faldas muy cortitas y detalles Mariachis , chaquetitas con detalles florales en hilo y faldas muy folk en tonos amarillos.

Otra apuesta interesante han sido los pantalones de vaquero con flecos a los laterales, los shorts con apliques metálicos y los vestidos cruzados con ribete de volantes, un punto folk y gipsy a la vez muy veraniego.

Fuente y foto: Elle