Vivimos en una época en la que estamos aprendiendo continuamente, siempre con la mira en ofrecer mejores productos y servicios, a la vez que se cuida el medio ambiente. Hace poco que se celebró el Día Internacional de la Madre Tierra, un día en que se intenta concienciar sobre la importancia de su cuidado, y donde se hace ver, que pequeños gestos por parte de todo el mundo puede ayudarnos a poder disfrutar de él de forma más duradera.

Este año, más que nunca, se trata de rendir un homenaje a nuestro hábitat y reconocer a la Tierra como nuestro hogar al que, como tal, debemos cuidar. Los movimientos de las últimas décadas han cimentado una senda en la que la conciencia social, la apreciación ciudadana global y la responsabilidad han crecido. Este 2020, la crisis mundial por el COVID-19 no ha hecho más que exponer de manera más acuciante los desequilibrios sociales y económicos del sistema, así como de manera más cruda el impacto de la actividad humana en la realidad. Sin embargo, también ha arrojado esperanza, compasión y gratitud, además del reconocimiento de la necesidad de un nuevo contrato social y medioambiental. Con respeto, dignidad y confianza encaramos esta época llena de oportunidades en la que Lottusse tiene mucho que aportar, especialmente en cuanto a la mejora de los métodos de producción en la moda.

Terra de Lottusse, un abrazo de la Naturaleza

Lottusse presenta una colección muy significativa y especial llamada Terra, la cual se inspira y reivindica la riqueza que nos proporciona la Naturaleza, invitándonos a nunca darla por sentado.

La firma de origen mallorquín experimenta aquí con un método de producción más sostenible que mira al futuro. Para ello eligen la piel, un material de aprovechamiento y proximidad, trabajado de forma artesanal para crear los zapatos confeccionados manualmente dentro de esta gama. Lo destacado de esta materia prima también es su carácter totalmente biodegradable. De hecho, enriquecedor del sustrato al descomponerse, por lo que de una manera muy gráfica podríamos reiniciar la vida de estos compañeros de camino al enterrarlos. Con el paso de los años, la piel se descompondría dando lugar a una nueva fase del ciclo vital.

La suela sobre la que pisa el calzado Terra de Lottusse también está estrechamente vinculada al medio natural. En el bosque tropical crecen los árboles Hevea, de los que, a través de unas pequeñas incisiones en la corteza, se extrae una resina conocida como hevea milk. Esta savia de consistencia similar a la leche se solidifica resultando en un material de caucho que es el utilizado en las suelas de esta colección. Además, en el proceso se forman mini burbujas que ofrecen una gran comodidad y durabilidad.

Lottusse se convierte en un actor principal de esta nueva cultura fashion, al apostar por productos duraderos, creados en comunión con el medio ambiente y procedentes de una manufactura local, que reivindica la confianza de una experiencia ancestral.