Pestañas de fantasía

0

Cuando Karen Elson abrió Chanel el otoño del 2009 en medio de un show donde ella aparece con un vestido negro de cuello blanco espumante, la cosa que más llamó la atención de ella fue, paradójicamente, su mirada.

El maquillaje de Elson se atribuye al artista Peter Phillips que puso piezas de tul blanco y negro con bordados de lentejuelas en las pestañas de Elson.

sum09befancy_250

Las pestañas fueron mejoradas en estilo por Pat McGrath en Dolce&Gabanna, Valentino y Versace. En Nueva York, Phillip Lim pego delicados toques de fantasía en las pestañas de sus modelos, resultando en un efecto dulcificador del rostro. Más atrevido fue Dior, que presento pestañas escandalosas, pegadas en la parte superior e inferior de los ojos de las modelos.

Los diseñadores de moda teatrales a menudo recurren a pestañas falsas para transmitir el mensaje de la obra de un modo más profundo y espectacular. Max Factor le siguió el ejemplo a las obras de arte creadas en teatro, uniéndoseles Max Factor que creó un par de pestañas postizas en la década de los 30, cuyo largo y diseño era el estándar que adornaba los rostros de mujeres muy famosas como Marlene Dietrich, Joan Crawfort y Katherine Hepburn, las cuales realzaban a través de su mirada el drama de la película que protagonizaban.

No fue hasta los años 60 que se arraigan firmemente en la cultura pop las pestañas postizas, con la introducción de la moda que trae Twiggy Carnaby Street y su movimiento.

Las pestañas largas, oscuras y abundantes siempre han sido y serán codiciadas. Ya no hace falta ir a ver un show de Drag Queens para apreciar la belleza de unas largas pestañas de fantasía.

El 2001, Jennifer López aparece con unas pestañas postizas de color rojo hechas con piel de zorro de Shu Emura en los premios Oscar, renovando el interés por estos accesorios nuevamente, hasta consolidarse en el 2004 con la propuesta de la artista de maquillaje Brooke que despertó el interés de todas las artistas de Hollywood, disparándose el precio de las pestañas a los 1.000 dólares el par, y pensar que yo las compro por 1 dólar.

Las pestañas, luego de su versión más simple, se vistieron con estrellas, plumas, encajes y motas de fantasía para satisfacer la lujuria de todas.

Vía: fashionmagazine