El buen tiempo hace nacer en nosotros el deseo de tener una apariencia saludable y agradable a la vista. En este sentido, cabe decir que es seguro que muchos, y sobre todo muchas, estén esforzándose actualmente para dar un perfil terso y esbelto a sus piernas. Hoy explicamos algunos consejos y claves para ir trabajando en este sentido.

  • La piel de las piernas

Las proteínas encargadas de mantener la elasticidad y la tersura de la piel son el colágeno y la elastina. Los niveles de estas sustancias empiezan a disminuir a los 35 años, y centrándonos en las piernas, el primer lugar donde aparece la flacidez es el interior de los muslos.

Los remedios más indicados para ello son los deportes, sobre todo aquellos en los que se tonifican los músculos de las piernas, como correr, la natación o ir en bicicleta.

En el ámbito de la estética de la piel también deberíamos tener cuidado con las estrías. Su aparición suele darse en aquellas zonas del cuerpo cuyas dimensiones cambian más cuando engordamos o adelgazamos. Barriga, senos, cadera, nalgas… y también muslos, son las zonas más proclives a sufrir la rotura del tejido cutáneo interno, rotura que comúnmente denominamos estría; para prevenir este hecho, lo más indicado es mantener una hidratación correcta de la piel, y como es lógico, no aumentar mucho de peso.

  • Grasas demasiado visibles

Celulitis, cartucheras, piel de naranja… las células de la grasa o adipocitos, al aumentar de tamaño, causan el efecto estético indeseado de realzar a la vista el contenido grasoso de la piel. Como muchos médicos apuntan, el método más correcto de combatir esta patología no es sólo el deporte. A la actividad física hay que sumar necesariamente un cuidado de la alimentación: tenemos que reducir el consumo de sal y azúcares para introducir en nuestra dieta frutas, verduras, legumbres y pescado.

De modo parecido, la mala alimentación y también la vida sedentaria pueden tener como consecuencia que el cuerpo haga una retención de líquidos. Llevar una vida sana en términos de nutrición y ejercicio físico nos ayudará a evitar dicho problema; pero si éste persistiera, podría ser síntoma de algún desarreglo hormonal y deberíamos consultar al médico.

  • Las varices

Finalmente, la estética de las piernas puede verse perjudicada por la aparición de varices. A pesar de que éstas tienen un carácter principalmente hereditario, conviene saber qué podemos hacer para prevenirlas y tratarlas. El tratamiento adecuado para contrarrestar esta dolencia, así como para conseguir unas piernas bonitas en general, está a nuestro alcance gracias a compañías de seguros como Néctar Seguros de Salud, las cuales, respondiendo a la demanda actual, cubren cuestiones relacionadas con la salud pero también la posibilidad de acceder a estos servicios a precios muy económicos.