Reflexiones del mundo de la moda
Fuente: Unsplash

En el Día Internacional de la mujer revisamos algunas reflexiones del mundo de la moda: luchas y reivindicaciones de la mujer en este sector.

Para muchos, la gran novedad de este artículo será encontrar verdaderas reflexiones del mundo de la moda. Lamentablemente, para muchos, la moda sigue siendo sinónimo de frivolidad.

La moda, como cualquier otro tema, siempre será tan frívola como la queramos hacer. Podemos quedarnos eternamente en la superficie, hablando de gatitos, cuellos de moda y las cosas que se llevan o no se llevan. Pero siempre podemos profundizar.

via GIPHY

¿Qué es la moda?

¿De qué va la moda? La moda va mucho más allá de imposiciones que vienen desde el mundo del consumo. Es un sector que se impone para impulsar el consumo, sí, pero también es un sistema social en sí mismo, abierto, y que se nutre de las energías del exterior para seguir funcionando. Que se nutre principalmente de la cultura.

¿Y qué es la cultura? Pues ninguna frivolidad. Cuando hablamos de cultura no nos referimos a alguna sustancia que nos entregan y que podemos beber y absorber directamente. Cuando hablamos de cultura, nos referimos a formas de vivir, sentir y pensar, de la gente, de todos. Formas de vivir, sentir y pensar que tienen influencias del exterior, como todo, pero que también son propias y que cada uno resignifica diariamente.

La moda no surge sólo de lo que nos dan hecho. La moda la hacemos todos, en comunidad y de forma individual, todos los días.

Hacer reflexiones del mundo de la moda es reflexionar sobre la cultura y nuestras formas de vivir, sentir y pensar. Nada más y nada menos.

Reflexiones del mundo de la moda
Fuente: Unsplash

La moda: ¿un mundo de mujeres?

Históricamente se ha concebido la moda como una especie de ¨mundo de mujeres¨… Incluso en momentos en los que las mujeres tenían muy poco poder de decisión. Ni participación para crear, pocos puestos de trabajo, y tampoco eran dueñas de los presupuestos para comprar.

Entonces, en el Día Internacional de la Mujer, hemos querido preguntarnos y extender la reflexión sobre: ¿cuál es el papel real de la mujer en la moda y cuáles son sus luchas actuales? Hoy más que nunca queremos ser conscientes y unirnos. Porque no hay lugar pequeño, frívolo o insignificante para luchar por los derechos de la mujer, y mucho menos la moda lo es.

Al contrario, la moda es uno de los escenarios en los que -para bien y para mal- la mujer tiene más visibilidad. La mayoría de las veces instrumentalizada y sexualizada (esa es una de las luchas principales, os adelanto), pero es también un lugar importante para luchar. Literalmente, una vitrina en la que históricamente nos han presentado a la mujer y sus roles de una forma menos igualitaria… pero en la que aún podemos entrar, romper el cristal y empezar a luchar por ganar esa vitrina como estandarte de lucha.

También ha sido una vitrina -sobre todo más recientemente- para mostrar las pequeñas y grandes revoluciones femeninas, la diversidad y la lucha de géneros. Una vitrina que no podemos perder. Al contrario, la moda es aún una vitrina en la que necesitamos seguir ganando espacios. La moda no es un lugar más o menos importante para luchar, pero sí es uno con gran visibilidad.

via GIPHY

La moda y los cambios sociales

Es una industria millonaria pero, también, un espejo de los cambios sociales. La moda es un vehículo de expresión y una forma de relacionarse con los demás. Todos nos vestimos y con la forma en que lo hacemos damos un mensaje al mundo, todos los días.

Y ha sido la moda una de las grandes colaboradoras de los cambios sociales. Gabrielle Chanel quitándonos el corsé y vistiendo ropa masculina, Christian Dior y su New Look diciéndonos que no se es menos feminista ni se retrocede en la conquista de derechos (los que manifestó anteriormente Coco con su ropa) por llevar un estilismo ultra femenino. Y como este, mil ejemplos que llegan hasta nuestros días.

La primera mujer en llevar pantalones, alrededor de los años veinte, fue una revolucionaria, una valiente, un símbolo, a la que muchas otras siguieron generando un cambio en la sociedad. Desde entonces, la mujer ha ido abriendo su mente y ganando terreno, haciendo casi todas las prendas que se identificaban con la masculinidad.

2016 fue un año marcado por el género. 2017 por los abusos. Cada día oímos nuevos casos de violencia machista y abusos sexuales en el mundo (incluido el de la moda, porque también ahí hay mujeres de verdad y esto hay que visibilizarlo). Las famosas se están comenzando -al fin- a declarar feministas… y esta ¨moda¨ bien vale la pena aprovecharla y profundizar.

Si construimos nuestra moda de una forma en la que él genero importe menos y las personas importen más, podríamos empujar a la sociedad en nuevas direcciones.

Reflexiones del mundo de la moda
Fuente: Unsplash

Reflexiones del mundo de la moda en el Día Internacional de la Mujer

El Día Internacional de la Mujer es una fecha que se celebra en muchos países del mundo. Cuando las mujeres de todos los continentes, a menudo separadas por fronteras nacionales y diferencias étnicas, lingüísticas, culturales, económicas y políticas, se unen para celebrar su día, pueden contemplar una tradición de no menos de noventa años de lucha en pro de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo.

Es un día que honra una lucha muy dura y larga y que invita a participar en la sociedad en pie de igualdad con el hombre. Un día para honrar la necesidad de mejorar la condición de las mujeres en todo el mundo, también en el mundo de la moda, porque también forma parte de múltiples sistemas sociales, en los que el empoderamiento de la mujer sigue siendo un elemento central.

En estas reflexiones del mundo de la moda hemos querido centrarnos en las principales luchas de la mujer en este sector:

via GIPHY

1. La participación de las mujeres en moda

Como hemos dicho antes, la moda -en apariencia- es un mundo de mujeres. Sin embargo, este es un buen día para reflexionar al respecto. ¿Hasta qué punto realmente es un mundo de mujeres?, ¿cuál es su participación real?, ¿cuántas mujeres están en el mundo de la moda?, ¿cuál es el poder de decisión tienen?, ¿qué cosas pueden hacer como consumidoras para romper los estereotipos?, ¿cuáles son los cargos que ocupan?… Son muchas las reflexiones que vale la pena hacer el día de hoy.

Reflexiones del mundo de la moda
Fuente: Unsplash

2. ¿Quiénes son las mujeres en el mundo de la moda?

Las modelos no son las únicas mujeres en la moda, pero son muchas y tienen muchísima visibilidad. ¿Qué cosas podrían hacer para intensificar la lucha por los derechos de la mujer?, ¿cómo podrían unirse para luchar contra los estereotipos y por la diversidad?

La mayor cantidad de mujeres que trabaja hoy en el mundo de la moda está en las maquilas, empobrecida, produciendo ropa para grandes empresas a bajísimos precios y con condiciones de trabajo paupérrimas. No todo es glamour. ¿Cómo podemos mejorar esta realidad?

via GIPHY

Como bien dice Daniel Borrás en su artículo ¨Por qué la moda no es un cuento de hadas para mujeres¨, publicado en Vogue y disponible aquí:

¨El mundo de la moda está lleno de mujeres. De mujeres en altos puestos y de mujeres que toman decisiones… Sobre las pasarelas -la revolución sport de Coco Chanel, el confort sin pretensiones políticas de Jeanne Lanvin, la nueva visión de Donna Karan- y en los despachos. Es una isla en un panorama que, queramos o no, está lleno de empresas donde los hombres tienen siempre la última palabra. Deberíamos estar contentos por eso. Pero, por supuesto hay muchas cosas que hacer y mejorar. Un ejemplo: Maria Grazia Chiuri es la primera mujer que ocupa la dirección creativa en toda la historia de Dior.¨

3. El verdadero poder de decisión de la mujer

Podríamos decir que hay más mujeres en cargos similares -aunque no tantas en comparación con los hombres- pero en empresas más pequeñas. Es importante que haya una mujer liderando las grandes firmas también, con visibilidad para cambiar las cosas.

Como bien apunta Borrás:

¨Hay otra pregunta y otra crítica: ¿pero al final no forman parte de un sistema donde un diseñador, un hombre, les dice cómo tienen que vestir?¨.

Es clave reflexionar sobre estos aspectos e ir más allá: ¿para quién está pensada la ropa de mujer?, ¿quiénes la piensan?, ¿quiénes deciden lo que se vende? Y, como consumidores, está claro que tenemos que aprender a profundizar en la moda, el mensaje que enviamos al mundo con nuestra imagen personal y cómo podemos ayudar a impulsar los verdaderos cambios. Y hay que empezar desde las más pequeñas.

Ropa para niños
Fuente: Unsplash

4. Violencia y acoso

Nos extendimos en este punto en nuestro artículo sobre los acontecimientos que han redefinido la moda en 2017. Tristemente, por una parte, un año marcado por las noticias sobre violencia y acoso sexual miles de mujeres como víctimas de un sistema de poder machista.

Felizmente, por otra parte, porque la visibilización de estos casos ha traído algunas cosas positivas. Por ejemplo:

  • La humanización de actrices, modelos e iconos de la moda. La sensación de que a todas nos podría pasar nos ha unido, nos ha mostrado mujeres vulnerables pero fuertes para denunciar y señalar al abusador.
  • El efecto multiplicador de la denuncia. Muchas se han animado a denunciar e incluso muchas se han dado cuenta de que habían sufrido abusos.
  • La visibilización de que determinadas actitudes que antes eran consideradas ¨normales¨ no lo son y constituyen abusos que deben ser denunciados y que deben parar.
  • Una mayor conciencia y reflexiones más profundas del mundo de la moda.

via GIPHY

5. Cánones de belleza y diversidad

Hemos dado importantes pasos en este sentido pero falta mucho más. Hay que seguir luchando por la ruptura de los cánones de belleza absolutos y por un mundo en el que la diversidad tenga mucha más visibilidad y participación.

La falta de diversidad en las pasarelas es sin duda uno de los defectos más flagrantes de la industria. Afortunadamente, el pasado mes de la moda se preció de ser el más inclusivo de la historia, y la diversidad racial se hizo notar en sus cuatro grandes semanas.

Tallas grandes
Fuente: Trendencias

6. Hiper sexualización

Las mujeres no somos objetos pero en muchos ámbitos de la moda se nos sigue tratando y presentando como tales. Esto debe parar. Las mujeres, sin importar la forma en la que cada una decida vestir, somos mucho más que eso.

via GIPHY

7. Condiciones de trabajo

El trabajo en el mundo de la moda es soñado para muchos pero, en la realidad, como hemos apuntado antes, puede parecerse mucho más a una pesadilla. Y además en todos los niveles. Si bien las mujeres que trabajan en las cadenas de producción del mundo de la moda bajo condiciones inhumanas deberían ser el primer bastión de lucha, también es verdad que hay un par de aspectos más que arreglar: por una parte, más puestos ejecutivos y de decisión para las mujeres; y, por la otra, mejores condiciones y respeto también para las modelos. Han trascendido cada vez más casos de explotación condiciones inhumanas también de trabajo para las modelos, poniendo en riesgo muchas veces su salud física y mental. No podemos olvidar aquí la brecha salarial entre hombres y las mujeres con los mismos cargos y responsabilidades.

Reflexiones del mundo de la moda
Photo by Valeriy Khan on Unsplash

8. Productos más caros

Si bien es cierto que encontramos quizás más económica la ropa para mujeres en las tiendas que la de los hombres, también es verdad que muchas veces esto es una estimulación para aumentar el consumo general. Por otro lado, en el caso de los productos de belleza, cosmética e higiene general, los productos presentados para mujeres son considerablemente más caros que los fabricados para hombres (tendiendo muchas veces las mismas propiedades).

via GIPHY

9. Roles de género

Desde la moda también podemos luchar para romper los roles de género. Lo que es de mujeres o de hombres puede ser mucho más que eso. El mundo ha demostrado ser un lugar en el que los conceptos de sexo y género son flexibles por naturaleza. Entonces ¿por qué construir nuestra sociedad y nuestra moda en base a una antinatural distinción de género femenino-masculino?

Paradójicamente, la moda ha evolucionado de forma que, a la vez que oculta el sexo, potencia el género. Si eres mujer, una prenda que te favorezca, marcará tu figura afinándote la cintura, resaltando tus pechos y tus curvas. Si eres hombre, te alargará, haciéndote parecer más alto, o hará que tus hombros parezcan amplios y fuertes. Así, la moda ha dibujado dos siluetas ideales bien diferenciadas. El conflicto surge aquí. Cuando tras años de evolución, hombres y mujeres comienzan a difuminar las diferencias entre sus roles sociales… sin que la moda los siga.

Reflexiones del mundo de la moda
Fuente: Unsplash

Todos podemos cambiar las cosas…

No es descabellado pensar que la creación de modas y estéticas menos condicionadas por el género puedan potenciar una sociedad más igualitaria.

La realidad biológica y emocional del ser humano incluye un amplio abanico de identidades de género. Sin embargo, nos empeñamos en construir una estructura social de forma binaria entorno a los conceptos tradicionales de hombre y mujer. Hemos andado lo suficiente como para que a nadie le sorprenda ver a Kanye West en falda, a Cara Delevigne en chándal o a Miley Cyrus desnuda. Pero todavía confundimos sexo con género, orientación sexual con identidad de género, feminismo con desigualdad. Sigamos avanzando y creemos nuestro propio ideal de belleza. La moda es una poderosa herramienta de expresión que todos tenemos a nuestro alcance.

Utilizamos la ropa para definirnos ante los demás y para expresarnos, la utilizamos para sentirnos a gusto con nosotros mismos y no tenemos porque hacerlo limitados por los conceptos de hombre y mujer, sino por nuestra propia personalidad y por las cualidades que nos definen como individuos.

via GIPHY

10. Colaboración y cooperación

Cada uno de nosotros, puede hacer mucho:

  • Fomentar la reflexión y el espíritu crítico sobre cada uno de estos temas. No dejar de preguntarnos cosas y analizar. Tomarnos la moda mucho más en serio es fundamental para que realmente nos represente.
  • Tomar cada día decisiones más responsables sobre la moda.
  • Cuidar la forma en la que hablamos y pensamos sobre las mujeres. Romper los prejuicios y la estigmatización está en nuestras manos y es un trabajo de todos los días.
  • Todos tenemos prejuicios y restos del machismo histórico. Ser conscientes de esto e intentar enmendarlo cada día con pequeñas acciones es fundamental para avanzar.
  • Denunciar los abusos donde quiera que los haya.
  • Respetarnos mucho más como mujeres y cambiar la concepción machista de la competencia entre género.
  • Dejar de medirnos por la camiseta o la prenda que llevamos o por cómo nos vemos. Como bien apunta Borrás: ¨Las mujeres se miden por sus ganas, su trabajo y su forma de entender la vida. Se comparan solo con ellas mismas.¨ Esta es la mejor manera de darnos el valor que tenemos en el mundo.

via GIPHY

La colaboración y la cooperación son las claves para un mundo mejor, en general.