Nunca me pierdo los desfiles de Roland Mouret porque siempre diseña moda urbana, casual, ponible y muy práctica. Lejos de otros diseñadores que son de mirar y no tocar, los modelos de Mouret cabría perfectamente en el armario de cualquier mujer.

Es moda practica, compras de las que se amortizan porque te lo pones muchísimas veces. Este año el diseñador se ha dejado contagiar de la inspiración Vintage que ha invadido las pasarelas para este verano y ha creado una colección muy años 50.

Las faldas lápiz son protagonistas indiscutibles de este desfile. Muy ajustadas, de cintura alta y con el corte por debajo de la rodilla se combinan con blusas de hombreras y corpiños.

Los cinturones se llevan estrechos, largos y con lazada. Las sandalias vienen con plataforma y pulsera al tobillo.

Los vestidos lady han sido otra de las apuestas fuertes de la temporada, líneas sencillas y fluidas para una mujer urbana y elegante.

Predominan los colores lisos, no se han visto apenas estampados y los que vienen son muy discretos. Los tonos predominantes son el rojo, el negros y el azul en diferentes variantes.

Los tejidos mayoritariamente sedas y algodón frío.

Os dejo las fotitos:

Fuente y fotos: ELLE