Es muy común ver cabelleras con las puntas abiertas, y esto es porque el pelo está dañado, y ocurre cuando se usan champús muy fuertes, se expone el pelo a la luz directa del sol o se le somete con frecuencia al calor infernal del secador.

La única cura que existe para tratar las puntas abiertas, es cortar el pelo, ya que si se dejan, se continuará deteriorando el pelo, dejando tras de sí un aspecto opaco y sin vida.

Una buena manera de saber si tu pelo está saludable, es mirar el estado en el que se encuentra la cutícula. Si la cutícula está plana y lisa a lo largo de toda la longitud del pelo, es porque está sana, y estar en buenas condiciones le permite reflejar la luz y brillar.

Algunos tratamientos fáciles de hacer para mejorar el pelo dañado y con puntas partidas, son:

  • Mezclar una cucharadita de miel, 2 cucharaditas de aceite de oliva y una yema de huevo. Masajeen el cabello en secciones pequeñas y envuelvan la cabeza con un gorro de ducha durante media hora, luego enjuaguen y apliquen shampú.
  • Mezclen aguacate con aceite de oliva y envuelvan el cabello con una toalla caliente. Dejen este aceite durante unas 8 horas y envuelvan con un gorro de ducha antes de la toalla para no manchar la cama. Laven el cabello y enjuaguen con una solución de vinagre y agua.
  • Un tratamiento de aceite caliente, se lo pueden hacer mezclando ½ taza de aceite de oliva y ½ taza de agua hirviendo. Agitan esta mezcla dentro de un frasco y aplican la mezcla sobre el cabello con cuidado, para no quemar la cabeza.
  • Con una gorra de baño se envuelven la cabeza media hora y luego se lavan el pelo como de costumbre.

Vía: womenfitness, Foto: frigante flickr