Seguro que más de una vez has tenido el mismo sueño que Audrey Hepburn en Desayno con diamantes. Y que has soñado con lucir esa gargantilla tan bonita de Tifanny‘s. Pues este año se cumplen, nada más y nada menos que 175 años de uno de los diamantes más grandes del mundo. Y curiosamente, una de las dos mujeres que lo llevó, fue esta actriz.

El Diamante Tiffany fue extraído de una mina de diamantes en Sudáfrica y tiene un peculiar color amarillo. Charles Tiffany lo compró allá por 1877 por 18.000 dólares y lo mandó tallar quedando de la manera en la que todos lo conocemos.

Primero formó parte de una elegante gargantilla y después, tuvo otros destinos. Uno de los más conocidos es el diseño de Jean Schulberger, este pájaro enjoyado que ha estado expuesto en el Smithsonian. Ahora, la firma se reinventa mostrando un nuevo modelo, aunque los simples mortales sigamos sin poder tenerlo. Aunque seguro que pronto salen piezas de imitación que te hacen parecer toda una reina con ellos a un precio más asequible.

Sea como sea, si quieres visitarlo, Tifanny va a hacer una exposición itinerante donde se podrá ver esta pieza de lujo, aunque igual te queda un poco lejos. Este diamante visitará Tokio, Pekín y Dubai. Y al final de su camino, quedará expuesto en un lugar honorífico en la tienda Tiffany de la Quina Avenida en Nueva York. El lugar en el que Holly se quedaba prendada mientras desayunaba viendo las joyas en la famosa película.

La verdad es que este diamante es toda una joya, aunque si tuviese la oportunidad de comprarlo – en un hipotético universo alternativo en el que fuese rica – no sabría qué hacer con él de tan bonito que es. ¿Dónde lo llevarias tú?