La colección primavera verano de Hermes sorprendió por su sencillez.

Muchos vestiditos sueltos en diferentes colores haciendo especial hincapié en blancos, morados, azules y naranjas.

En general el desfile se ha caracterizado por las líneas amplias y formas muy sueltas. Hemos visto túnicas largas y mucho plisados. La firma apuesta por una mujer discreta que no muestra pero insinúa.

Los pantalones vienen muy anchos, y se recupera el formato falda-pantalón, las faldas por su parte se llevan para Hermes muy largas, plisadas y con blazer .

Hermes también recupera el formato de camisa con cuello mao y lo combina con pañuelo en la cabeza. Tal como veis en esta fotografía.  Una estetica quizá un poco excesivamente conservadora para la época estival que nos hace evocar películas como Memorias de Africa.

En cuanto a los detalles, aun estoy asumiendo que en el desfile de Hermes se hayan visto sandalias con calcetines…francamente es una moda espantosa que nunca terminaré de entender.

Podría decirse que el desfile tenía una leve inspiración oriental, que se apreciaba en los cortes de las túnicas y en algunos estampados, aunque las formas son muy sueltas incluso para catalogarlas de orientales.

Fuente y fotos: ELLE