Antes, las mujeres nos pintábamos las uñas con un esmalte simple, resistente y con un buen acabado y ya estábamos listas. Ahora no. El colorido, la fantasía y la imaginación llegan a las manos y ahora prima la diversión. Para empezar, puedes acudir a un centro de estética para que te decoren las uñas e ir tomando ideas, pero después, puedes hacerlo en tu propia casa.

Si no te atreves a llevar un look atrevido, puedes ponerte un color de base discreto, como un tono rojizo, rosado o incluso nude, y luego, con esos discos especiales para manicura, poner una especie de “tatuaje” o pegatina en uno de los dedos o en todos.

Si directamente quieres algo atrevido puedes decorarlas con lunares, bien con una plantillas que se superpone encima y se pinta con un segundo color o bien con un pincel más fino. Si pones lunares de varios colores obtendrás un efecto muy divertido. Para acabar, aplica un esmalte transparente que fije las capas anteriores y les dé mas brillito.

Otra tendencia que se verá mucho este año son las franjas. En horizontal, diagonal, vertical… Para estos casos, como tiene que ser más preciso, lo mejor es usar plantillas o incluso stick que vienen preparados para adaptarse al tamaño de la uña.

Si quieres experimentar otras tendencias, puedes comprar un esmalte de Rimmel, Crack your colour, que da un efecto muy divertido, entre agrietado y estampado cebra. Para utilizarlo debes aplicarlo sobre un esmalte de otro color. Cuando se seque, se agrietará y dará un efecto muy divertido. Y lo mejor de todo, puedes encontrarlo en Mercadona, así no tendrás que complicarte mucho buscando.

Comments are closed.