Valentino está cambiando de giro para interiorizarse en un área tan seductora como peligrosa: la juvenil. Introducir su estilo romántico y elegante este segmento es una aventura que ya ha probado la fama, vistiendo a Chloë Sevigny con un vestido primaveral para los Globos de Oro en enero.

La presencia de volantes, encajes y aplicaciones hacían de este escenario algo apetecible para los amantes del patchwork. Los drapeados  estaban presentes en todos y cada uno de los vestidos y chaquetas de la casa de modas.

Y como no puede faltar el personaje que busca hacer trizas a otros, aparece un comentario de Giancarlo Giammetti, co fundador de la casa, que criticó duramente el espectáculo de alta costura a través de su página en Facebook, calificándola como ridícula, en una de sus expresiones, más suaves.

Si bien algunas aplicaciones y vuelos son algo exagerados, creo que el espectáculo muestra un estilo que bien podría adoptar una mujer joven que quiere verse bien, distinta al resto, con un estilo que desde lejos se nota de alta costura.

Vía