Para elegir la ropa adecuada para hombres de negocios, es necesario tomar en cuenta algunos consejos que debieran ser los mandamientos del buen vestir. A continuación vamos a ver cuáles serían esos mandamientos de estilo y sofisticación indispensable para proyectar una imagen propia de un hombre de negocios:

fash

El cuello de la camisa: Para elegir la camisa perfecta, hay que fijarse que entre un dedo entre el cuello y la camisa cuando se la prueben, de lo contrario corren el riesgo de verse como corderos ahorcándose.

Por último, el cuello de la camisa debe verse en una medida que se aproxime a la mitad de una pulgada por sobre el traje o sweater.

El cuello de la camisa debe y tiene que ser completamente plano, es decir, la tela debe lucir lo bastante compacta y dura, nada de cuellos arrugados y blandengues que no estamos de veraneo.

Hombros: Los hombros de la camisa deben ajustarse perfectamente al cuerpo y quedar bajo la línea de las hombreras de la chaqueta. Nada de hombreras ultra gigantes que les hagan parecer el traje como un flotador.

Largo de la chaqueta: La chaqueta debe llegar exactamente a la cadera. No más arriba ni más abajo.

Largo de manga: Cuando los brazos están sueltos a un lado, el largo de manga de la chaqueta debe llegar exactamente al primer nudillo del dedo pulgar, la camisa debe llegar un poco más abajo, para que se vea, pero no más allá de medio centímetro.

Foto: flickr

2 Comentarios

  1. os hombres nunca fuimos creados para las vitrinas….!! definitivamente no es lo mío! prefiero estar comprando en la tienda de tecnologías que buscando algo nuevo para mi armario.  Pero mi chica siempre me vive reclamando que visto siempre igual, y que ya deje que siga vistiéndome en el estilo que me marcó mi vieja por aquellos años en que ellá era realizaba las compras.

    No puedo hacer que mi chica me compre mi ropa, por que se le ocurre cada facha!! y menos a mi madre, por lo que la solución fué perfecta cuando mi amiga Marién, directora de Luxe and Style.com me asesoró en cuanto a mi imagen, la tuve que llevar a casa para mostrarle mi armario y después (al mejor estilo del TV show “extreme make over”) hizo y deshizo con mi ropa y me llevó de compras … eso sí, sin perder el tiempo.. llevándome a solamente los sitios que pegaban con mi “look” y con mi “budget”. la verdad le agradezco por su asesoría….

    Ahora llevo mejor pinta, ya reconozco las tiendas que “me van” sin tener que estar todo el dia viendo vitrinas con mi chica, quien ahora se ha convertido en fan de los consejos de Marién..

    Les cuento esto porque a mi me ayudó, muchos tíos en mi situación lo podrán agradecer
    Carlos

  2. Hola Carlos, me imagino lo complicado que es abandonar el estilo de un día a otro, creo que a todos nos pasa eso de tener que enfrentarnos a un cambio en cuanto a ropa, y todo lo que ayude a verse mejor hace que nos sintamos mejor y por ende los demás perciben eso. Además es bien cierto ese dicho de “como te ven, te tratan”, gracias por recomendar los consejos a los que lean y invitarlos a darle una vuelta, saludos

Comments are closed.