La sencillez más sensual de las colecciones que desfilaron por la París Fashion Week vino de la mano de Zac Posen.

Su desfile estuvo cargado de diseños límpios y de cortes sencillos que lograban ensalzar de un modo extremo la figura femenina.

Negros y grises se alternaron con azul eléctrico y verde botella, el diseñador ha hecho mucho hincapié en el monocolor para los conjuntos de dos piezas y se ha decantado por vestidos lisos con medias negras.

Hemos vuelto a ver vestidos de tubo totalmente ceñidos a la figura con cuellos cisne, escotes redondos y en pico, faldas lápiz hasta la rodilla y vestidos con aberturas centrales.

En los conjuntos de pantalón; pitillos de cintura alta combinados con elaboradas americanas de inspiración vintage, con el  talle corto y sobre faldilla o levitas con un cierto estilo militar que se combinaban con apliques de cuero.

Zac Posen este año diseña para una mujer segura de sí misma y orgullosa de sus curvas.

Fotos: Elle