Para la Primavera/Verano 2011, encontré unos zapatos que son más bien clásicos, aunque ciertos detalles que los hacen distintos a lo típicamente clásico.

Los zapatos tipo botín, con taco alto y forrados en piel, son los que más me gustan. Si hubieran zapatos de este tipo en todas las versiones, como las sandalias, las botas, mocasines, y hasta los zapatos para ir a trabajar, creo que los compraría todos, simplemente me encantan estos modelitos.

La primavera exige algo que permita caminar cómodas y qué mejor que seleccionar unas con diamantes (aunque sean falsos), incrustados en su parte externa.

Los cueros dorados, plateados y repujados, son también una tendencia que no pasa de moda, y para el 2011 estará de todos modos. Las plataformas, sin duda siempre presentes, son elementales pensando que tenemos que emular el estilo de los años 60 y 70, cuando todas lucían muy altas y estilizadas con unas plataformas que casi parecían zancos.

Vía: vestidodefiesta