¿Sabes que un solo kiwi Zespri© cubre la quinta parte de nuestras necesidades diarias de vitaminas y minerales? ¿Qué hace tan especial a esta bomba de vitaminas verde o amarilla? ¿Qué lo convierte en el rey de las vitaminas?

Para empezar tenemos que distinguir los dos tipos que hay, kiwi Zespri© Green y Gold. Cada uno de ellos tiene características y beneficios diferentes:

ZESPRI© GREEN
Es una auténtica bomba de vitaminas. Estudios científicos demuestran que el kiwi es más nutritivo que cualquier otro tipo de fruta. El kiwi ZESPRI© GREEN tiene forma ovalada y la piel vellosa, su pulpa es de un alegre color verde y su sabor es dulce con un toque ácido. Apenas tiene calorías, pero es rico en fibra y por eso favorece el tránsito intestinal. Una buena idea es empezar cada día con un kiwi. Jugoso y energizante al mismo tiempo te aportará la energía más que suficiente para todo el día.

Zespri© Gold
Tiene un aspecto totalmente distinto al del kiwi verde. Nada más abrirlo, se observa la enorme diferencia: una pulpa dorada, con un sabor deliciosamente dulce. El kiwi Zespri© Gold destaca por su contenido de vitamina C y es una fuente natural de vitamina E (contiene el doble que una manzana). Además, contiene ácido fólico, un tipo de vitamina B recomendada para las mujeres que esperan un bebé o quieren quedarse embarazadas.
¡Es tan dulce! Y está más rico todavía si se deja enfriar. Si te gusta el dulce, pruebalo. ¡Dulce y, a la vez, bueno para el organismo!

Y para sacar el mayor sabor a los kiwis aquí van algunos consejos que harán una delicia de cada bocado:

  • Lo que no hay que hacer: poner los kiwis en un frutero con las manzanas y las peras. Ciertos gases que liberan estas frutas aceleran la maduración del kiwi.
  • Lo que sí hay que hacer: guardar los kiwis en la nevera, separados de la demás fruta. Así aguantan fácilmente hasta dos semanas.
  • A la inversa, también se puede: si quiere que los kiwis maduren antes, métalos en una bolsa de papel con manzanas y plátanos maduros.
  • Si, al presionar ligeramente con los dedos, la piel del kiwi se hunde un poquito, está listo para comer. ¡Delicioso!