3 formas de aplicar la loción facial y que puede que no conozcas

Dentro de las rutinas a la hora de cuidar nuestra piel, el uso de loción facial se ha convertido en uno de los pasos más populares y utilizados. Se trata de un proceso refrescante y que nos permite limpiar nuestros poros de la piel de forma profunda, además de poder ser aplicado a lo largo del día para estar protegidos contra partículas. Pero como ocurre con todo, la clave está en acertar con la elección, apostando por aquellos elaborados a partir de productos naturales como aceite de salvia, extracto de algas marinas, romero o mentol.

La loción facial remueve suavemente las impurezas de la piel, refresca y refina la textura del cutis, otorgándole un terminado terso, revitalizado y mate que reduce el brillo facial, es ideal para quienes han detectado en su zona T acumulación sebácea y desean matificar su piel para incluso reducir el uso de polvos cosméticos que pueden llegar a bloquear los poros y otra de las maravillas de este paso, es que puedes tener diversas formas de aplicación y obtener diversos resultados:

Aplicando gotas en un algodón y presionando en el brote

Antes de que tortures tu piel pellizcando granitos, aplica unas 10 gotitas de loción en un algodón y presiona por 30 segundos sobre el brote que te molesta, esto ayudará a desinflamar tu piel y controlarlo. Aplicar la loción de forma zonal potencializa su acción.

Pon una cantidad considerable en tus palmas y da pequeños toques por tu rostro

Si estás en la calle y sientes tu rostro pesado, aplica de esta forma tu loción y notarás una hidratación instantánea; además, mantendrás tus poros limpios en lo que llegas a casa para poder hacer tu rutina completa.

Nebulización

Algunos tónicos se envasan en botellas con atomizador y están destinados a rociarse sobre el rostro. Sin embargo, sin una almohadilla de algodón puede ser difícil limpiar los residuos y las impurezas. Aplicar tu loción facial a través de nebulización te ayudará a refrescar la piel y proporcionarle humedad adicional. ¿Sabías que nuestra piel pierde el equivalente a un vaso de agua solo por respirar?
Ahora que sabes las formas más prácticas de aplicar la loción, puedes llevarla contigo a todos lados con la certeza de que tu piel estará protegida, equilibrada y hermosa día a día.

Ir arriba