Parece que las cosas que nos suceden a los comunes mortales también le pasan a los grandes de la moda. Si no que le pregunten a Marc Jacobs que vio como sus prendas se perdían en el trayecto París Londres que tenían que hacer, se quedaron en un punto intermedio que nadie conoce. Vamos que se las robaron. Y luego tuvo que ir pidiendo disculpas uno a uno a periodistas y estilistas que esperaban con énfasis ver todo lo que el diseñador había preparado

Evidentemente, nadie pudo ver la colección y por ahora sigue en paradero desconocido, en algún aeropuerto del mundo, o en manos de alguno que de seguro esta disfrutando de la buena moda de alto diseño a coste cero.

En todo caso, no es que se haya perdido la colección completa, si no una muestra, por lo que aunque Jacobs no la haya podido mostrar en Londres, no se preocupen, que en las tiendas la van a poder encontrar de todos modos. La historia quedará solo en una leyenda que de seguro a Marc Jacobs le influirá en elegir la próxima aerolínea que llevará su colección la próxima vez.

Así son las historias de moda, como en el mundo real.

Más info | El País