Pamela Love se debe haber basado en esos nómades y guerreros tribales para crear la colección de accesorios primavera 2011.

Esta diseñadora de joyas, asentada en Nueva York, se ha ganado un séquito de fans, que adoran ese estilo inspirado en tribus indias y africanas, con abalorios, pinchos, figuras y cadenas colgantes que hacen de quien las lleve, ser el centro de las miradas.

Por la agudeza de las formas, una pulsera podría ser utilizada, perfectamente como un arma, pero tranquilas nenas, que solo se trata de moda y estas ocurrencias, claro que podrían ser, si las pulseras se elaboraran en materiales más sólidos y punzantes, ya que en su mayoría están hechas con resinas y carey, aunque las piedrecillas y metales no se han dejado de lado (ya ven esos anillos con puntas filudas).

Los brazaletes de Pamela Love, me recuerdan esas grandes armaduras que llevaban los gladiadores romanos, hechas de metales envejecidos y de un grosor que deja estupefacta, a cualquiera.  Los brazaletes más brillantes y pulidos en tanto, impregnan con la sensación de ser una faraona egipcia, envuelta en metales preciosos y brillantes. El dorado es el predilecto para las más chic.

Si se van por los accesorios más prácticos, un colgante que lleve en su interior un rubor en polvo, un brillo labial o algún otro secreto, son la elección correcta.

Fotos: wwd

Comments are closed.