Cada día que pasa es más habitual encontrarse a personas que deciden dejarse la barba para cambiar su look. Esta decisión lleva consigo tener que cuidarla para que luzca siempre perfecta. Una vez que estás dentro de este mundillo, te darás cuenta de que cada vez hay más productos dedicados a su cuidado, tantos que en ocasiones no sabemos muy bien cual elegir, como pueden ser los bálsamos o los aceites para barba hey joe. El problema es que en ocasiones se hablan de ellos indistintamente, lo que supone un error, ya que se tratan de dos productos diferentes con finalidades distintas.

En el caso de que tú también tengas dudas sobre estos dos productos para el cuidado de la barba, sigue leyendo porque os explicaremos para qué sirven y cuando utilizarlos.

Bálsamo para barba

Cuando hablamos de balsamos para la barba, nos estamos refiriendo a un producto que está pensado para ayudar a estilizar y dar forma a la barba, a la vez que la acondiciona. Debido a su textura, los bálsamos son perfectos para las barbas más largas, ya que además de hidratarla, ofrece una fijación suave, ideal para tenerla peinada durante todo el día. Además de esto, su composición la protege de los factores externos y la suciedad.

Un buen bálsamo debe ser capaz de hidratar el vello facial, nutriz el folículo piloso y dar una apariencia de mayor grosor a la barba.

A la hora de aplicar el bálsamo, lo ideal sería centrarse en la barba, dejando la piel para otro tipo de productos. Esto es debido a que si se añade mucha cantidad en la piel, esta no transpirará bien.

Aceite para barba

En el caso de los aceites para barbas, se trata de un producto que se encargará de hidratar la piel debajo de la barba, ablandando el vello facial además de nutrir los folículos piloso para que la vello crezca sano y fuerte. Para conseguir mejores resultados, es recomendable que el aceite sea de origen natural. Estos aceites son válidos para todo tipo y tamaño de barbas.

A la hora de aplicar este producto, lo más recomendable es añadir unas gotas en nuestras manos para después repartirlo por la barba, asegurando de que llegue bien a la piel. Lo recomendable es empezar por la zona del cuello e ir subiendo hasta las mejillas, asegurando de aplicarlo en todas las zonas.

¿Cuándo utilizar uno u otro?

Esta es la gran pregunta que los que se inician en el mundo de la barba se plantean. Lo primero que hay que tener en cuenta, y como ya hemos comentado, es que el aceite para barba es adecuado para cualquier tipo de barba. Lo único que debemos asegurarnos es que se trata de un buen producto para conseguir los resultados esperados.

Por otro lado, el bálsamo está pensado para barbas largas de unos 3 o 4 dedos como mínimo. Si no es así, deberías elegir un aceite para barba. De esta forma nos aseguraremos de una correcta hidratación y cuidado de la misma.

No lo dudes y en el caso de que quieras disfrutar de una barba más atractiva, utiliza aceites para barba y/o bálsamo que te permitirán contar con una barba mucho mejor cuidada y de mejor aspecto.