International Blue Klein. Así se llama -a cada cosa por su nombre- ese azul intenso, a veces eléctrico, a veces metalizado y otras opaco, que se vio en las pasarelas mucho, pero mucho más que en las calles.

El pintor francés Yves Klein bautizó al color con su nombre hace cosa de medio siglo y diseñadores como Galliano, Chloé, Atsuro Tayama o Vera Wang le hacen los honores hoy día en vestidos, abrigos, zapatos, bolsos y hasta broches…

Verdad que no es un color fácil. Que trae reminiscencias ochenteras (que no siempre son las mejores, basta remitirse a algunas fotos de los álbumes de entonces). Que está muy cerca del azul de una botella de agua mineral que guardo en la nevera. Y que una nunca está segura de cómo combinarlo o para qué ocasión usarlo.

Verdad también que no tiene tanto secreto. El azul profundo -azul Klein para los amigos- se lleva de maravillas con el negro, tanto en rubias como en morenas. Y, con algún brillo o en versión metalizada, es una opción ideal para los juegos nocturnos e invernales. Sólo es cuestión de animarse.

1 Comentario

Comments are closed.