La firma de joyería Masriera ha decidido ponerle un toque divertido a este San Valentín, para ello ha creado este anillo, evocador de los eternos cuentos de hadas de nuestra infancia. En ellos la princesa besaba a un sapo que se convertía en un príncipe.

Para aquellas que prefieran besar sapos de oro Bagués-Masriera nos trae este febrero una joya inédita, se trata de una pieza única de diamantes de talla brillante  engarzados en oro de 18 quilates y esmáltes grabados a fuego.

El anillo representa una pequeña rana que se abraza a una delicada flor de loto.

Es sin duda una manera muy original de regalar una joya divertida, artesanal, distinta y de diseño.

Fuente y foto: Europa Press

Comments are closed.