Chanel ha convertido la pasarela del desfile de la  Semana de la Alta Costura de París en un pasillo de un avión. Pero no en uno cualquiera, en uno mítico de los años 60. La pasarela era el pasillo largo que siempre hay en todos los aviones y las modelos con el pelo cardado y ojos maquillados en negro eran las amables, guapas y simpáticas azafatas que se pasean en los aviones  siempre ofreciendo cosas que comprar.

Y en el avión improvisado de Chanel también lo hacían. Con sus poses y naturalidad nos han vendido una colección de ropa que se inspira en la época clásica de los años 60. La firma francesa con esta nueva colección para la primavera-verano 2012 le ha dado a su clientela lo que demanda: un modelo clásico.

Las mujeres que compren estos diseños se sentirán como las azafatas de los años 60. La gente cuando las vean sólo veran trajes simples, insignificante, ya que así es la indumentaría de las azafatas. Verán faltas de lápiz, mangas abullonadas, vestidos de tul o pantalones de pinzas. Pero en cambio una mujer Chanel cuando se mire al espejo verá seriedad, clase, moda de alta costura. Pero sobretodo que lleva puesto un clásico de época que la hace sentir una mujer importante con estilo y no una cualquiera.

Así son las mujeres que visten Chanel y por ello, la firma en contadas ocasiones se sale de su patrón. Y es que el éxito de Chanel a lo largo de su historia siempre ha sido el mismo.