El trabajo y el armario son interdependientes, no son el uno sin el otro y viceversa porque es en parte el vestuario el que determina el trabajo y es el trabajo el que señala el vestuario. Para la mujer que trabaja existen tres opciones de armario profesional: el de profesional, el de negocios formales y el de negocios informales.

wo

Cada estilo permite llevar ciertos accesorios que se pueden ir añadiendo de forma adicional, aunque siempre siguiendo ciertas reglas implícitas que debemos seguir religiosamente si queremos que nos vaya bien en el terreno profesional, ya que la imagen es para bien o para mal un elemento sobrevalorado en la sociedad y aprovechando eso, tenemos que explotar el potencial que nos entrega la ropa al máximo.

Es conveniente ir adquiriendo piezas por separado que sean de la más alta calidad, no importa lo caras que salgan, lo importante es que tengan un excelente corte y sean clásicas, no interesa si andas anticuada en 10 años más, las cosas clásicas siempre se llevan y con tan sólo añadir algunos accesorios y elementos adicionales ya tienes renovado el conjunto.

Hay que ir armando el clóset con paciencia y mirando a largo plazo, ya que piezas de buena calidad te pueden durar una década y lo mejor de todo es que se irán juntando entre ellas permitiéndote combinarlas cuando más las necesites.

Los trajecitos económicos para salir del paso no los recomiendo ni siquiera para las entrevistas de trabajo, ya que es en ese minuto cuando se debe mostrar mayor aplomo y una buena ropa te dará la seguridad suficiente para demostrar lo buena profesional que eres sin preocuparte de las arrugas, marcas o posibles defectos inesperados que se vean.

En cuanto a los zapatos y las carteras, estos deben ser de calidad, de cuero o gamuza y jamás de tela si quieren proyectar una imagen seria y ejecutiva. No recomiendo economizar en estos accesorios ya que muchas veces, los zapatos y la cartera son las cartas de presentación que te dejarán bien parada ante los demás.

Una cartera de aspecto profesional no debe ser demasiado grande, más bien algo pequeño y sobrio elaborado en cuero es lo recomendable. Si usas perfume, que sea un aroma suave y sobrio, al igual que tu maquillaje, muy neutral.

Foto: flickr

1 Comentario

Comments are closed.