Aunque la mayoría de las novias prefieren los meses de buen tiempo para casarse, hay cada vez más parejas que apuestan por el otoño e incluso el invierno para darse el sí quiero. Esta época del año hace que las novias tengan que elegir bien su vestido de novia si no quieren quedarse heladas. Para que esto no sea ningún problema, la firma de novia María Salas nos dejan una serie de consejos para elegir el vestido de novia de invierno.

Vestidos desmontables o con varias piezas

Los vestidos de varias piezas son la mejor opción para una boda de invierno ya que permitirá a la novia lucir, al menos, dos looks diferentes. Se puede optar, por ejemplo, por un abrigo sobrio con cola y manga larga que resulte impactante para la ceremonia. Cara al banquete, se lo puede quitar dejando a la vista un vestido sin mangas o con una falda corta o menos vaporosa, otorgando facilidad de movimientos a la novia. Otra alternativa sería optar por un vestido lencero de base y un sobrevestido de encaje o tul con bordados o pedrería.

Cabe destacar que los abrigos de novia, sean tupidos o de encaje, dan un juego espectacular para las fotos en combinación con los paisajes invernales.

Capas, el mejor complemento

Son un aliado perfecto para las novias que deciden casarse en invierno. Además de proteger del frío, las capas conceden un importante toque de elegancia y sofisticación al look final. Como su nombre indica se cortan al bies o “a capa”, lo que les da esa caída impecable y se llevan sobre los hombros como una pieza aparte. Otra opción es incluirla en el propio vestido, sujeta con unos broches a los hombros o en forma de caída.

También te puede interesar:
Ion Fiz propone Foreigners en la CMFW

La elección de la tela

Dentro de la amplia variedad de telas con las que se puede confeccionar el vestido de novia, hay ciertos tejidos que ayudan a las novias a protegerse del frío. Entre ellos, podemos destacar el mikado, una tela que, pese a tener bastante cuerpo, se adapta con gran facilidad a numerosos estilos. Otras igualmente apropiadas podrían ser otomán, jacqard, raso, crepe… Para aquellas novias que quieran darle un toque de sensualidad al vestido, los encajes, guipures o rebrodés son los mejores aliados.

Vestido + jersey, la combinación de la temporada

Son cada vez más las novias que se apuntan a esta tendencia para los meses de invierno. Jersey de cuello alto, de cachemir o tricotados, son muchas las opciones que, además, quedan a la perfección con faldas vaporosas de tejidos como la seda o el tul. Para las más atrevidas, pueden elegir el jersey con toques metalizados o tonos pastel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here