El verano pasa por ser uno de los mejores momentos del año para pedir la mano de tu pareja. Aprovechar los días de vacaciones mientras se disfruta de unos días lejos de casa, puede ser la escusa perfecta para preguntarle a esa persona tan especial para ti si quiere pasar el resto de sus días contigo. En esta situación, una de las cosas más importantes es el anillo y acertar con su elección es fundamental. En los últimos años, las personas vienen apostando por los anillos personalizados de Customima, anillos para darle un toque aún más especial a ese momento. Pero, ¿sabemos cómo elegir el anillo ideal de pedida? Veamos a continuación algunos ejemplos que nos pueden ayudar a la hora de elegirlo.

Investiga un poco

El momento de la pedida de mano debe ser una auténtica sorpresa, pero nunca está de más que dediques algo de tiempo en hablar con tu pareja sobre sus gustos en joyas para acertar con la elección. Eso sí, lo tienes que hacer de forma disimulada y sin que ella note que estés tramando algo. Si consigues acertar con el estilo y el material, ese momento será inolvidable para ella.

Establecer un presupuesto

Una de las habituales preguntas que todo el mundo se hace. ¿Cuánto hay que destinar al anillo de pedida? Está claro que todo dependerá de nuestra economía y lo que nos queramos gastar, pero siempre está bien establecer un presupuesto para que el precio no se nos vaya de la mano. No olvidéis que un anillo de compromiso es, ante todo, una promesa de futuro, pero lo que realmente importa es el sentimiento que ambos compartís.

También te puede interesar:
Paloma Picasso diseña para Tiffany

Cómpralo con tiempo

Este tipo de anillos no se compra en un rato, sino que es necesario mirar y mirar hasta dar con la elección perfecta. Por este motivo, no es recomendable esperar hasta el último momento, ya que lo más seguro es que lo compremos con prisas y no sea la elección adecuada. En el caso de que lo queramos personalizado, deberemos contar con esos días que tardarán en grabarlo.

Acertar con la talla del anillo

Acertar con la talla es otro de los grandes problemas a los que hay que enfrentarse a la hora de adquirir un anillo. Para no fallar, lo más fácil es hacerse con uno de ella, sin que se dé cuenta, y medirlo. Otra opción es hablar con sus amistades y ver si alguna de sus amigas utiliza anillos de la misma talla. De esta forma no fallaremos con la elección. Te recomendamos que te busques un cómplice y llama a una amiga o a un familiar que haga labores de detective

Personaliza el anillo

Por último, pero no menos importante, si queremos que el anillo sea aún más especial, elige alguno que puedas personalizar. Puedes grabar dentro una frase, una fecha o un mensaje especial para ella, que haga que se acuerde de ti en todo momento. Como ya hemos dicho en un punto anterior, si nos decantamos por esta opción, deberemos planificar con más tiempo la compra ya que esa personalización puede llevar algún tiempo más la fabricación y los plazos de entrega.

Además de los consejos que hemos visto, ¿qué otros se os pasa por la cabeza y que se debería tener en cuenta a la hora de comprar el anillo de pedida? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here