Para muchas de nosotras, las uñas son apenas unos trozos de queratina sin importancia, sin embargo, las uñas protegen los tejidos y actúan como ventanas de lo que es nuestra salud en general.

Son las uñas las que señalan la malnutrición, las infecciones y las enfermedades graves. Las uñas se componen de 6 partes, siendo la uña en sí la parte más dura y visible, mientras que la piel que hay alrededor, son los pliegues, la medialuna es la base y el tejido que hay sobre ésta es la cutícula, por nombrarles algunas.

De algo que podemos estar seguras, es que si tienen uñas sanas, ustedes están sanas. La malnutrición se refleja en las uñas como palidez, fragilidad, y incluso pueden llegar a mostrar formas raras.

Cuando morderse las uñas es la tónica normal, pueden tener un trastorno de control de impulsos, que solo les puede diagnosticar un profesional de la salud mental. El principal problema de este asunto, es que las uñas se debilitan y se producen afecciones secundarias, como infecciones y deformación permanente.

Cuando las uñas cambian de color, se ven quebradizas o se desprenden solas, hay que tratar inmediatamente con un médico para ver de dónde viene la afección.

Las lesiones que se producen durante las manicuras y pedicuras, pueden llegar a ser muy graves si no hacen caso de los síntomas, es por esto que lo mejor que deben hacer es consultar a un médico apenas vean algo raro sobre ellas. Según los expertos, tener uñas postizas por largo tiempo no debiera causar problemas si le dan a las uñas un tiempo de recuperación y descanso.

Foto