Antes de correr desesperados a comprar la ropa de colegio de los niños que ya comienzan sus clases, es mejor detenerse un minuto a pensar y planificar las mismas, y verán que se puede ahorrar bastante.

Aquí van algunos consejos para conseguirlo:

Hacer un inventario: Sacar la ropa del año pasado y rescatar solamente aquellas prendas que se vean en buen estado y todavía le queden bien al niño. Eliminar todo lo que este roto, manchado o en mal estado. Las cosas pequeñas se pueden meter en un frasco hermético y si ya no sirven más, se regalan a algún hogar de caridad.

Anotar: Una vez que tengan toda la ropa del año pasado en vista, anotar lo que hay (en buen estado y que sirva).

Lista: Ahora con lo que se tiene de antes, anoten una lista con lo que necesitarán para el próximo año, detallando cada cosa que requerirán por cada temporada y según las actividades que desarrollen a lo largo del año. Quizás no convenga comprar chaquetas de invierno todavía, y dejarlo para dos meses más.

Código de vestir: Todas las escuelas tienen sus reglas de vestir. Asegúrense de estar en conocimiento de todas esas reglas.

Tiendas: A la hora de elegir las tiendas, vayan a aquellas donde hay rebajas y liquidaciones vigentes.

Si hay poco presupuesto, compren solamente lo que el niño vaya a usar la primera semana de clases, luego verán que la ropa baja aún más de precio y será también más fácil y menos onerosos el adquirirla.

Foto